SEMBRANDO SEMILLAS DE ESPERANZA

Por:* Indira Camargo Guerrero.

Nuestra  Institución Educativa San Jerónimo Emiliani   se une a la celebración del día mundial del medio ambiente. Amalgama  la filosofía emilianista con el proyecto ambiental escolar (PRAE) dinamizado por cada uno de los profesores del área de ciencias naturales.

 Cada uno de nosotros es directamente responsable del calentamiento global, de contaminación de fuentes hídricas, erosión de los suelos, contaminación de aire, destrucción de bosques, extinción de especies animales y vegetales, pérdida de biodiversidad, escases de agua;  porque todos generamos residuos.

Con  el proyecto ambiental escolar (PRAE) se  busca generar experiencias de aprendizaje para que la clasificación de residuos sólidos en la fuente se despliegue  como un  hábito en cada vivienda emilianista y de esta manera hacer la disposición adecuada.  El Papa Francisco en la encíclica sobre el medio ambiente,  Laudato Si,  expone en el capítulo uno, lo que está pasando en nuestra casa, con  un llamado de reflexión a, niñas, niños, hombres, mujeres y jóvenes, diciendo, “ se producen cientos de toneladas de residuos al año, la tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un depósito de porquería”.

Actualmente la humanidad atraviesa una situación histórica que toca a cada humano habitante del planeta azul. De un día para otro, con el respeto y la autorización de los padres de nuestros estudiantes, las familias han permitido adentrarnos en la intimidad de los hogares,  en la cotidianidad  de sus vivencias.

En este sentido, es trascendente repensar la educación, aquella que tiene que ver con la vida misma y que sustenta a la escuela como transmisora de la cultura, una educación que indague por las formas de vivir, que posibilite hacernos preguntas, que permee las membranas y  tejido de la familia donde renazca  una posibilidad de encuentro con el otro, de aprender a vivir juntos del respeto por la diferencia, del cuidado y de valorarla como núcleo de transformación.

La praxis educativa, como lo plantea Freire  es el lugar del maestro, que educa con el ejemplo,  propende  por  una formación en contexto, posibilita el dialogo de saberes,  y  fundamenta el trabajo colaborativo, donde los alumnos se eduquen  para ser responsables, cooperar con los quehaceres propios del hogar de acuerdo con su edad.

En consecuencia,  sea está la ocasión para trascender en  la forma de pensar nuestra existencia de ser y estar en la tierra, nuestra casa,

Las semillas han caído a la tierra, es hora de abonar, cultivar cuidar y esperar que den frutos.

*Profesora de la Institución Educativa San Jerónimo Emiliani.

Licenciada en Biología y química.

Mg. En Educación.