San Jerónimo Emiliani

Nació en Venecia (Italia), en 1486. Noble patricio de la familia Emiliani. Hombre de gran temple. A la seriedad de los estudios prefiere la vida mundana y las armas. Todavía joven, llega a ser oficial del ejército veneciano, desempeñándose con gran valor al mando de la fortaleza de quiero.

Hecho prisionero, es arrojado  en el oscuro subterráneo del castillo. Pero la noche del 26 de septiembre la virgen María lo libera milagrosamente.

Su vida toma lentamente un rumbo distinto. Renuncia a toda la humana ambición y dedica totalmente su vida a dios y al prójimo.

JERONIMO se entrega con entusiasmo a las obras de misericordia: asiste a los enfermos, conforta a los moribundos, sepulta a los muertos.

Tuvo amor generoso hacia los más pobres y sufridos, con particular predilección hacia los niños huérfanos y desamparados.

Su ideal  que vivió ardientemente: " SEGUIR LA VIA DEL CRUCIFICIO Y SERVIR A LOS POBRES".

Fundó la compañía de los " Siervos de los Pobres", llamados " PADRES SOMASCOS"

Murió en Somasca en 1537.

Fue proclamado " PATRONO UNIVERSAL DE LOS HUERFANOS Y DE LA JUVENTUD DESAMPARADA".

 

Hoy JERONIMO aún vive en sus sucesores, los PADRES SOMASCOS, embajadores de un "Futuro" para millares y millares de niños y jóvenes desamparados.